Niños con miedo a salir de casa por el coronavirus

Desde que empezaron a relajarse las medidas de confinamiento han aumentado las consultas sobre niños que tienen miedo a salir de casa ante el riesgo de contagiarse con el coronavirus. Un miedo que podemos considerar normal y comprensible, y por el que conviene no forzar a los niños a salir de casa.

Niños con miedo a salir de casa por el coronavirus - Aquí Psicologia Barcelona

Los niños con miedo a salir de casa tras el confinamiento NO tienen un trastorno

La relajación de las medidas de confinamiento era muy esperada para grandes y pequeños. Sobre todo después de estar tantos días encerrados en casa, con cambios de hábitos y de rutinas. Sin embargo, algunas personas, especialmente niños de entre 6 y 11 años, viven este momento con ansiedad.

Pero ¿por qué la mayoría de niñas y niños con miedo a salir de casa por el coronavirus tienen entre 6 y 11 años? Para explicarlo recorremos al concepto de miedos evolutivos. Los miedos evolutivos, como su nombre indica, son miedos que se caracterizan por aparecer en un momento de crecimiento y desaparecer unos años después. En resumen, y de manera aproximada, los miedos evolutivos para cada edad son los siguientes:

EdadObjetos o situaciones que suelen causar miedo
0 a 1 añosRuidos fuertes, alturas, personas desconocidas
2 a 4 añosTormentas, animales, separarse de los padres
4 a 6 añosOscuridad, monstruos y fantasmas, quedarse solo
6 a 9 añosDaño físico, problemas de salud, muerte, hacer el ridículo
9 a 12 añosAccidentes, enfermedades, problemas sociales, conflictos escolares
12 a 18 añosAutoestima, relaciones con los demás, sexualidad

Como vemos es normal que a ésta edad haya miedo a determinados aspectos relacionados con la salud. Por lo tanto NO se trata de un trastorno. Es normal que nos preocupemos ante este miedo, pero en la inmensa mayoría de casos se desvanecerá por si solo y en pocas semanas.

¿Qué puede haber provocado ese miedo?

Un niño mira información sobre el coronavirus

Durante la etapa más dura del confinamiento los niños, como los adultos, han estado expuestos a un exceso de información sobre el coronavirus. Han visto imágenes del virus, vestidos de protección de los profesionales, hospitales, noticias con cifras de infectados y de muertos muy elevadas, etc. Y no lo han vivido como algo ajeno porque, a causa de esta epidemia, han dejado de ir al colegio, de jugar con sus amigos y de ver a los familiares que viven en otro hogar. Incluso muchos de ellos han tenido seres queridos directamente afectados.

También nos han visto a nosotros, los adultos, preocupados. Y en cierto modo podemos haberles transmitido esa preocupación. No es culpa de nadie -y, de hecho, ponernos a buscar culpables no nos ayudaría en nada-. Pero el lenguaje que hemos utilizado durante estos días les puede haber marcado porque somos personas de referencia para ellos. Nos han mirado a nostros para saber cómo tenían que reaccionar. Y si los adultos estábamos preocupados, ellos han entendido que la situación era para preocuparse.

Por otro lado los niños y niñas han asociado la calle con el peligro y el hogar con la seguridad. Por eso ahora algunos de ellos se sienten insegurs ante la perspectiva de salir de casa.

Pautas para resolver el problema

Cosas que podemos hacer

  • Digámosles que es normal este miedo después de estar tanto tiempo encerrados en casa. Mostremos interés por su preocupación.
  • Enseñémosles imágenes de gente en la calle, también de otros niños, sin convertirlo en una comparación (o sea, sin que parezca que les decimos «Ellos son valientes y tú también deberías serlo«).
  • Dejemos que hagan preguntas y sugerencias. Si pueden decidir algunos aspectos (por ejemplo, qué ropa ponerse) aumenta su sensación de control, y eso reduce la ansiedad.
  • Expliquémosles de antemano a donde iremos, cuanto rato y qué medidas de prevención tomaremos… Luego, por supuesto, deberemos cumplir estas «promesas».
  • Empecemos con salidas cortas y cerca de casa, a sitios conocidos (por ejemplo, la escuela). Dejando claro que no podrán jugar con otros niños y que no podremos ir al parque.

Coses que conviene evitar

Un niño y su madre se preparan para salir a la calle tras el confinamiento
  • Obligarles a salir: Forzar a los niños que tienen miedo a salir de casa es una mala idea. Les puede hacer crecer todavía más este miedo, en parte, porque aún se mantienen limitaciones sociales y normas de higiene estrictas.
  • Utilizar el miedo como instrumento para el chantaje: Con frases como «si no salimos a la calle no podrás jugar en toda la tarde«.
  • Rieírse de su miedo o menospreciarlo. Una cosa es intentar convencerle de que salir de casa es seguro; eso es muy diferente de decirle que es absurdo tener miedo, o que no hay motivo para estar asustado.

¿Hay que consultar a un psicólogo por los niños con miedo a salir de casa por el coronavirus?

En la mayoría de niños con miedo a salir de casa, este miedo se desvanecerá por si solo. Por tanto, de entrada, no es necesario constultar a un psicólogo.

Pero si vemos que su conducta se altera notablemente no sólo a la hora de salir a la calle sino de forma generalizada, y que se muestra agresivo, enfadado o triste permanentemente y durante varios días, sí puede ser una buena idea hablar con un psicólogo.

Desde la Psicología podemos dar pautas más personalizadas en función de las características del niño de niña y de la situación: qué comentarios hace, qué miedos expresa -y cuáles no-, etc.


Puedes dejar tu pregunta o comentario y te responderé personalmente. Y si crees que este artículo puede ayudar a alguien que conoces, compártelo!

Ponte en contacto conmigo (si estás en el móvil puedes hacer click directamente sobre los botones).

Telèfon psicòleg ManresaWhatsApp psicòleg ManresaEmail psicòleg Barcelona

Deja una respuesta